Pipol

En esta sección puedes leer algunas entrevistas que hemos hecho a gente con la que hemos colaborado y personas cuyo trabajo admiramos. No la actualizamos todo lo que nos gustaría pero estate atento porque tenemos nuevas entrevistas en mente : )

Buscador
« Entrevista a Jason Munn "The Small Stakes" | Main | Entrevista a Ibon Errazkin »
jueves
mar112004

Reid Miles

Artículo sobre Reid Miles, uno de los grandes portadistas de todos los tiempos.

Reid Miles (1927-1993) nació en Chicago el 4 de Julio de 1927 pero dos años más tarde, a raíz de la crisis económica de 1929, él y su familia se trasladaron a Long Beach, California.

Tras acabar el instituto, se alistó en la marina pero pronto la dejó para ir a Los Ángeles e inscribirse en el Chouinard Art Institute. Poco después se trasladó a Nueva York en busca de su primer trabajo, que vino con la oportunidad que le brindó John Hermannsader. Casualmente, entre sus clientes, John contaba con Blue Note, hecho que provocó el primer contacto de Reid con el sello.

Muy pronto Alfred Lion y Francis Wolff, fundadores de Blue Note, vieron el gran talento de Reid Miles y en 1956 lo contrataron como principal diseñador del sello.

Blue Note Records fue fundado en 1939 por un judío alemán exiliado y apasionado por el jazz, llamado Alfred Lion. A finales de se mismo año se unió a él su amigo de la infancia y fotógrafo Francis Wolff. Su espíritu vanguardista, así como su profundo respeto por los músicos y el compromiso artístico por encima del económico, hicieron de Blue Note el sello de jazz de referencia de las siguientes décadas. Este espíritu hizo que en sus estudios se grabaran discos que renovarían completamente el jazz.

Alfred Lion y Francis Wolf hacían hincapié en la importancia de cada detalle y la perfección en todos los sentidos. Tanto es así que Blue Note era el único sello que pagaba a sus artistas por ensayar. Además, en cuanto Alfred Lion notaba que una grabación no salía como él esperaba, la desechaba de inmediato para empezar una nueva. La importancia atribuida al diseño de las portadas también era muy grande ya que sabían que antes de escuchar la música, vemos una imagen, la de la portada. Y la imagen que se asociaría a Blue Note era la del trabajo de Reid Miles.

A lo largo de los 11 años (1956 a 1967) que Miles trabajó para Blue Note diseñó alrededor de 500 portadas que dieron al sello un estilo de referencia único y moderno. Este estilo se ha convertido en uno de los más copiados (los primos también lo copiamos!!!). Innumerables discos de hip hop, acid jazz y nuevas producciones de jazz rinden tributo en sus portadas a aquellos vinilos que tanto les han influenciado.

Reid Miles combinó la fotografía, el color y la tipografía de una manera nunca vista hasta entonces que reflejaba perfectamente el alma de la música que se encontraba en el interior de las portadas.

Las posibilidades que las tipografías y su imaginación le ofrecían parecían infinitas. Sabía como nadie sacar partido de una buena tipografía, transformándola y adaptándola de tal manera que conseguía crear unas composiciones únicas que reflejaban el carácter rítmico del jazz y su grandeza.

Trabajó mano a mano con Francis Wolf, cuyas excelentes fotografías transmiten fielmente el intenso ambiente de las sesiones de grabación. Eran fotografías dinámicas tomadas con cierta espontaneidad y llenas de vitalidad, que Miles supo aprovechar en su trabajo. No encuadraba las fotografías de forma tradicional y, por otra parte, recortaba los retratos, cosa que a Francis Wolf (el autor) le irritaba pero que transmitía el estilo dinámico de las portadas. Un recurso muy utilizado por Miles, que se convirtió casi en su firma, era imprimir las fotos en hermosas bicromías.

Hay que destacar también el trabajo del propio diseñador como fotógrafo ocasional ya que algunas de las fotografías más hermosas fueron tomadas por él mismo.
Ocasionalmente, Reid Miles empleó trabajos de otros artistas como en el caso de Andy Warhol, quien ilustró con un delicado dibujo una grabación del guitarrista Kenny Burrell. Hablando de Warhol, podemos destacar también la visible influencia del pop art en muchas de sus portadas.

Paradójicamente, este diseñador nunca apreció demasiado el jazz y la música de Blue Note. Amante de la música clásica, canjeaba los coloridos discos que él mismo diseñaba, por discos de Bethoven o Bach.

La etapa de Miles posterior a su trabajo para Blue Note nunca superó el grado de genialidad alcanzado con sus trabajos para el sello. Tras la muerte de Alfred Lion y Francis Wolf, el destino del sello en los años 70 era incierto pero, afortunadamente, fue adquirido por Capitol Records. De esta manera se reeditó el catálogo de Blue Note completo (con las portadas de Miles) y la imagen de las nuevas referencias del sello han seguido el estilo de los diseños de éste. La obra de Reid Miles constituye unos de los más interesantes y expresivos aportes hechos al diseño gráfico del siglo XX.